Nuevo post —

Testimonios en cuarentena: Angela Poblete.

Después de más de 11 semanas de aislamiento esta familia -compuesta por Ángela, Iván y los hijos Julieta (13), Iván (5) y Teo (11 meses)- ha logrado equilibrar diversión, manualidades con materiales reciclados, infinitos puzzles con una organización en las labores del día a día para que tanto el teletrabajo como las teletareas, funcionen. Pero, sobre todo, han disfrutado de lo bueno de pasar más tiempo juntos. Acá nos cuentan un poco más de cómo han vivido estos días ‘en casa’.


“Ya descomprimimos el estrés

de los primeros días”


¿Cuántos son en tu casa y cuántos días llevan en aislamiento o en casa? 

Nosotros somos una ensalada de gente y ya perdí la cuenta de cuánto tiempo llevamos confinados, pero es muchísimo ¡Creo que son más de 11 semanas! Nuestro elenco estable es de 6 personas que van desde los 9 meses a los 40 y siempre.

 

¿Cómo le explicaste a tus hijos sobre el aislamiento y el coronavirus?

Nuestros hijos tienen edades muy diferentes: 9 meses, 5 años y 13 años. Al de 9 meses no hay que explicarle nada; la de 13 ya maneja toda la información y el foco está en el de 5 años. Le explicamos cariñosamente que estamos en una situación excepcional, cuidándonos, aprovechando de pasar tiempo juntos y que tenemos que ser responsables, especialmente con las personas mayores. También, he debido explicarle que el hecho de que la mamá esté en la casa no significa que esté de vacaciones, que debo trabajar mucho para conservar mi trabajo y concentrarme en tomar buenas decisiones. Y que para eso necesito de su ayuda y colaboración. Especialmente con la gestión de los tiempos.


¿Qué has aprendido o que te ha sorprendido de tus hijos en estos días en casa?

Lo primero ha sido poder ver de cerca el desarrollo del más pequeño, Teo. En dos meses, una guagua tan chiquita realmente cambia del cielo a la tierra. Lo hemos visto pararse, aprender a saludar, comer sus primeras galletitas. De Iván, el de medio, su creatividad es increíble, cómo cada día inventa nuevos proyectos, actividades, curiosidades. Su inquietud es infinita. Y de Julieta, la mayor, su enorme capacidad de adaptación, nunca la he oído quejarse por esta situación, al contrario, lo enfrenta todo en paz, con amor y una sabiduría increíble. 


¿Te organizaste con horarios o fluye todo más libre? 

Me organicé con horarios de lunes a viernes, porque tengo más trabajo que nunca, probablemente igual que muchas mujeres chilenas, que nos estamos adaptando a las dificultades del teletrabajo con niños en la casa. A mí, y siento que a mis hijos también, la rutina nos da seguridad y paz. Eso y la asignación de roles, desde quién levanta la mesa, hasta quién cuida del más chico y en qué horarios. Cuando logramos ese pacto de convivencia básico, descomprimimos el estrés de los primeros días. Luego, tratamos de mantenerlo, con cierta flexibilidad, especialmente los fines de semana que soltamos un poquito más. 


¿Cuáles han sido las actividades favoritas de tus hijos estos días?

Además de la criatura que le gusta gatear por toda la casa y meterse todo lo que encuentra, en el mundo del esparcimiento partimos haciendo puzzles y hemos terminado hasta celebrándole el cumpleaños a un tren de juguete. Con torta, velas y globos. Pero los puzzles 3D, los trenes, las maquetas y las manualidades con material de desecho han sido los reyes de la cuarentena infantil en esta casa. Hicimos en el patio un museo de Monumentos del Mundo con todo lo que hemos acumulado. Cuando termine la cuarentena estamos pensado cobrar entrada, jajaja.


¿Cómo han lidiado como padres con estos días de niños + teletrabajo?

Creo que esta es una realidad que hay que visibilizar de forma firme. La maternidad, el teletrabajo y las labores domésticas representan para la mujer un incremento enorme en su carga mental, que es muy difícil de sobrellevar. Si a esto le sumamos las preocupaciones de la salud y el factor económico, es un cóctel bien difícil de tomar. La desigualdad entre hombres y mujeres se ha visto tremendamente acentuada y esa realidad me parece muy dolorosa e indignante. Nosotros como familia hemos trabajado en romper ese estereotipo,  y, si bien, no llegamos a repartirnos la carga mental en un 50 y 50, sí -al menos- en el mundo de lo práctico, mi marido se hace cargo de lo que le corresponde. Ha sido un proceso, difícil, pero lo hemos logrado. La siguiente etapa es la transferencia de carga mental. En eso, todavía no logramos avanzar, pero tenemos la voluntad. Entre que a mí me cuesta soltar y a él le cuesta tomar, no está fácil, pero es un desafío que tenemos que lograr.

 

¿Qué música están escuchando (grandes y chicos) durante estos días?

Mazapán, más que ninguna. En Fábula, junto con Pájaro -una productora de animación- hicimos unos videos preciosos (perdón la autorreferencia) que están en Youtube y se llaman Mazapán animado. A esos videos les hemos sacado el jugo. Mi favorita es la Ronda de los Amigos. También estamos escuchando harto Bellavista Social Club, Mecano, Cocteau Twins, muy variado. No tenemos la banda sonora de la cuarentena tan definida. pero ahora que lo preguntan, la empezaré a construir.

 

Los favoritos de Angela Poblete

 

 

1. Conejo de Jellycat: es el mejor acompañante para hacer dormir a las guaguas.


2. Toda la línea Moulin Roty, especialmente las pelotas.

 

4. La colección de libros de Amanuta, especialmente para esta etapa, son una gran ayuda. Todos tienen un sentido, ofrecen un aprendizaje, las ilustraciones son bellísimas. Es una de mis editoriales favorita para los niños. 

 


5. Y para el confinamiento, los juegos de Djeco son súper divertidos, fáciles, de buena calidad y muy accesibles.

 

Ver más del blog